La personalidad de Aries

Aries es el primer signo del zodiaco y representa el nacimiento y la primavera. Su juventud le hace tener una energía portentosa.

Cuando un Aries quiere algo, su persistencia puede ser agotadora. Este signo siempre suele conseguir lo que se propone. 

La inocencia es otro de los rasgos de Aries, que, acompañada de la ingenuidad propia de los recién nacidos le otorga una gran valentía para enfrentarse a la adversidad y a los conflictos.

Su juventud hace que tienda a importarle poco el pasado y el futuro, la residencia natural del Aries es el presente, aquí y ahora.

El signo de Aries: el Carnero

El signo de Aries está representado por el carnero que es terriblemente testarudo y, en los conflictos, no los convierte en personas sutiles. Cargan de frente, con toda su fuerza, sin subterfugios ni artimañas. Tampoco son dados a las complejidades, dobles juegos y engaños. Son como son, y no tienen problemas en mostrar toda su personalidad, para bien o para mal.

El regente de Aries: Marte

El planeta regente de Aries es Marte, el dios de la guerra. Su influencia es muy fuerte en este signo del zodiaco y es frecuente verlos luchar contra aquello que consideran injusto. Tampoco tienen miedo a expresar sus opiniones y casi siempre tienen una actitud beligerante. A veces, esta actitud puede jugarles malas pasadas, porque cuando se encienden pueden no medir bien las consecuencias de sus palabras.

A los nacidos bajo la regencia de Marte se les acusa con frecuencia de tener un carácter terrible. Pero Aries tienen una total incapacidad para mantener su ira durante mucho rato y nunca guarda rencor.

El elemento de Aries: el fuego

El elemento de Aries es el fuego. El fuego les da pureza, fuerza y determinación que les permitirá poner toda la carne, literalmente, en el asador. Su espíritu idealista puede ser una antorcha llameante que ilumine su camino e inspire a los demás.