La personalidad de Leo

Leo es el signo del Sol y representa la luz y la masculinidad. Lo que le convierte en una estrella poderosa y generosa, pero algo narcisista y autoritaria.

Leo es persistente por naturaleza y es difícil apartarle del objetivo que se trace. Aunque él es bastante bueno haciendo que otros cambien de ruta gracias a su convincente oratoria.

Los Leo son personas de acciones enérgicas y largos periodos de descanso. Son capaces de actuar como una apisonadora, para después relajarse, holgazanear y tumbarse plácidamente.

A los Leo les gusta bastante la vida social y el chismorreo, y se sienten heridos o excluidos si a su alrededor sucede algo de lo que no se están enterando.

El signo de Leo: el León

El león es el rey de la selva, y transfiere sus cualidades a las personas nacidas bajo el signo de Leo. Son nobles y capaces, tienen dotes de liderazgo, pero son terriblemente orgullosas. 

Es sorprendente la capacidad que tiene Leo para organizar la vida de los demás, gracias a su gran lucidez, elegancia y argumentos lógicos, pueden ser la voz de la razón. Pero he ahí su mayor incongruencia. Su amable superioridad se ve mezclada con un yo que puede ser muy vulnerable, como un pequeño gatito.

El regente de Leo: el Sol

El planeta regente de Leo es el Sol, astro que representa la masculinidad y la luz. Esta estrella aporta a las personas nacidas bajo el signo de Leo un gran carisma natural. Es casi imposible que pasen desapercibidos. 

Los Leo son personas que poseen una personalidad calurosa y generosa, pero algo dominante.

El elemento de Leo: el fuego

El elemento de Leo es el fuego. El fuego intensifica al león y al Sol al máximo exponente. Son personas inspiradoras que transmiten su calurosa pasión a los demás a través de su carisma, su generosidad y su liderazgo.