La personalidad de Libra

Libra es el signo más civilizado y educado del zodiaco y representa la armonía y el equilibrio. Posee una actitud serena y ecuánime al tratar conflictos.

Estén tranquilas o alteradas, el equilibrio siempre será una búsqueda perpetua para las personas nacidas bajo del signo de Libra.

La armonía es el principio básico que rige las decisiones de los Libra y lo aplican en todas las decisiones pertinentes, ya sea la indumentaria o la forma de expresarse y relacionarse.

El principal punto fuerte de Libra es su aptitud diplomática y mediadora a la hora de resolver conflictos entre otras personas.

El signo de Libra: la Balanza

Libra oscila en un delicado balance de fuerzas que, cuando son equivalentes, representan el equilibrio, la paz y la armonía. Pero mientras encuentra la medida apropiada, oscila entre estados emocionales y de actividad que pueden ser opuestos y contradictorios. Sin embargo, por muy descompensada que esté la balanza en un momento concreto, Libra siempre tenderá al equilibrio tarde o temprano.

El regente de Libra: Venus

Venus representa el amor, la sensualidad y la belleza. Provoca que los Libra sean personas afectivas, encantadoras, románticas e idealistas; y hace que no tengan problemas al expresar ninguna de estos rasgos de su personalidad.

A los Libra les suele gustar relacionarse con los demás, y muestran un carácter afable, flexible y complaciente. Suelen transmitir una energía que resulta atractiva a otras personas.

El elemento de Libra: el Aire

Al segundo de sus signos, el Aire le otorga una gran capacidad de abstracción para poder ser testigo externo e imparcial en los conflictos y problemas que les rodean. Esto convierte a los nacidos bajo Libra en personas excelentes tomando decisiones y haciendo juicios de valor. Son diplomáticas, prudentes, empáticas y honestas. Suelen ser grandes acompañantes en todos los asuntos de la vida.