Top 5 defectos de Sagitario

Los Sagitario tienen un carácter infantil que les hace pecar de irresponsabilidad y exceso de inquietud. Su ansia de aventura les puede convertir en personas temerarias. 

En el ranking de los 5 defectos principales de Sagitario tenemos:

Sagitario es inquieto

Las personas nacidas bajo el signo de Sagitario no pueden estar sentados o quedarse quietas. Necesitan el movimiento y su mente es realmente inquieta. Esta naturaleza, además, les hace ser precipitados en sus acciones y suelen tener frecuentes actos de torpeza. 

Es relativamente normal verlas decir cosas tan desafortunadas como carentes de mala intención, y cuando intenten arreglarlo puede que acabe siendo peor todavía. Es también frecuente verlas gesticular mientras hablan y fácilmente acabarán tirando una copa o golpeando a otra persona. 

Sagitario es temperamental

Normalmente los Sagitario son personas felices y gregarias, pero si sienten que abusan de su naturaleza amigable y bienintencionada o se toman demasiadas confianzas e intentan reírse de ellos, pueden estallar en cólera y sacar un carácter bronco y áspero. 

La mentalidad de Sagitario también tiende a la rebelión contra la autoridad y las injusticias. Sagitario no rehúye los enfrentamientos ni las peticiones de ayuda y plantará cara si es necesario.

Sagitario es infantil

Sagitario tiene un aire infantil, propio de su tremendo optimismo y su innata alegría. Tienen tanto gusto por su libertad y por pasárselo bien que pueden llegar a ser muy caóticos y desordenados tanto en su vida laboral como en la personal. 

Sagitario es temerario

A los Sagitario les atrae el peligro, se sienten eufóricos cuando realizan actividades que suponen riesgos o inyecciones de adrenalina. Su carácter temerario les hace ignorar las consecuencias negativas que puedan acarrear. Si lo llevan al extremo pueden acabar cayendo en malas costumbres como el juego u otros excesos. 

Sagitario es irresponsable

Sagitario se niega a aceptar la seriedad de la vida y suelen comportarse con irresponsabilidad. Con el tiempo acabarán aceptando obligaciones, pero nunca se sentirán felices realizándolas.